28 nov. 2013

pechugas de pollo rellenas (Acción de gracias)

El riojano y yo somos muy fans de Thanksgiving. En España no es tradición celebrarlo, pero hace unos años mi hermano mayor decidió organizar una cena para amigos que acabó institucionalizándose. Él prepara un pavo relleno riquísimo (y enorme), y yo me suelo encargar de los boniatos y los postres. El resto de platos los prepara cada año quien pueda y quiera colaborar (hermanas, cuñada, etc). El resultado es siempre igual = una cena súper rica, divertida y abundante.



Este año hemos pasado Acción de gracias solitos en Salamanca. Hemos echado de menos la cena que organiza mi hermano, ¡pero más por la compañía que por la comida! Como somos muy fans, nos hemos preparado estas pechugas de pollo rellenas al horno, riquísimas también, y más adecuadas para una celebración de dos invitados ;)

Ingredientes (para 2-4 raciones):
    • 2 pechugas de pollo.
    • 1 de cebolleta.
    • 1 diente de ajo.
    • 70 grs de champiñones.
    • 150 grs de carne picada de cerdo.
    • 60 grs de nueces.
    • 1 chorrito de vino manzanilla.
    • 1 pizca de romero.
    • Pimienta negra y sal.

Paso a paso:
Precalentamos el horno a 220ºC. 
Picamos la cebolleta y el ajo y pochamos en un fondo de aceite caliente. Cuando estén dorados, apartamos del fuego. 
Picamos los champiñones y las nueces y las mezclamos con la carne picada de cerdo, el ajo, la cebolla y el pan rallado. Apartamos. 
Abrimos la pechuga a modo mariposa y la cubrimos con papel film. Golpeamos para que la carne se reblandezca y quede de un grosor uniforme. 
Condimentamos la pechuga con sal y pimienta y esparcimos el relleno, dejando un margen de 1-2 cms en los bordes. 
Enrollamos la pechuga, procurando que no quede suelta. Atamos con cordel de cocinar o insertamos palillos para mantener la posición. Yo no tenía ni cordel ni palillos, así que lo coloqué con los extremos en la base y no hubo problema ;)
Vertemos un poco de aceite sobre la pechuga y espolvoreamos con un poco romero, sal y pimienta antes de meterla en el horno. 
Horneamos la pechuga durante 10 minutos y después otros 30 minutos bajando la temperatura a 160ºC. ¡Cuidado con los tiempos, no vaya a quedar seca la pechuga!
 


¡Espero que os guste! No os vayáis muy lejos que en el próximo post os explico cómo hacer los boniatos glaseados de Acción de gracias.

Sugerencias de variación: el relleno de esta pechuga es muy versátil. La carne picada de cerdo le da al relleno ese punto graso que unirá el resto de ingredientes, pero admite muchas interpretaciones. Podéis probar a incluir manzana, ciruelas pasas, piñones... ¡echadle imaginación!

2 comentarios :

  1. Es un pollo exquisito, me encanta el resultado final, eso sí, hay que tener mano para rellenar, que siempre se me sale todo, jejeje.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Espectacular, te ha quedado espectacular, me encanta y tiene que estar riquisimo mmmm de lo más apetecible. Tomo nota
    Besos

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí! Vuestros mensajes son lo que alimentan este blog, así que comentad lo que queráis: dudas, opiniones, piropos... ;)

¡Un besote y gracias por la visita!