29 jun. 2012

pimientos rellenos

¡Ole, ole y ole! Qué receta más rica me he encontrado en Pinterest (estoy enganchadísima, no paro de encontrar recetas y ponerlas en mi tablón). Es mi nuevo medio para encontrar recetas, y está lleno de propuestas de americanos obsesionados con hacer platos orgánicos y saludables. ¿Sabrán en EEUU que hay términos medios...?

La receta se ha hecho muuuchas veces en infinidad de blogs, pero es la primera vez que yo la hago. Ya sabéis lo que mola hacer una nueva receta, jeje. Además, yo la he modificado un poquito para hacerla más light. En general esta receta lleva arroz (la mayoría de las que he visto lo incluyen), pero me parecía pasarme porque ya llevaba carne picada... y alguna he leído que además lleva alubias pintas. Muy buena pinta, pero tengo un objetivo que cumplir.

Ingredientes (para cuatro):
    • 2 pimientos rojos (cortados longitudinalmente).
    • 300 grs de carne picada (yo he cogido de vacuno).
    • 1 diente de ajo (picado).
    • 30 grs de maíz dulce.
    • 50 grs de champiñones (picados).
    • 50 grs de zanahorias (picadas).
    • 1 cucharada de queso mozzarella rallado por cada medio pimiento.
    • 1 cucharada de queso parmesano por cada medio pimiento.



Paso a paso:

    Enciende el horno a 180ºC y prepara una fuente con una pizca de aceite de oliva.

    Corta los pimientos longitudinalmente en dos, quítales las semillas y lávalos. Échales un poquito de aceite y sal y mételos en el horno mientras preparas el resto de ingredientes.

    Cocina el ajo en un fondo de aceite caliente, en una sartén. Cuando esté dorado y listo añade los champiñones y las zanahorias. Por último añade el maíz y la carne.

    Cuando la carne esté cocinada, salpimenta todo y apártalo del fuego. Saca los pimientos del horno y rellénalos con la carne y verduras. Échale a cada mitad una cucharada de queso rallado (estoy pensando que también iría bien con queso cheddar...) y de parmesano en polvo. Yo he probado a hacer uno solo con el parmesano, para hacerlo más light. ¡También muy rico! Y más crujiente ;)

    Hornea los pimientos durante 20 minutos. ¡Sírvelos y cómetelos!
 
Es una receta facil (me he dado cuenta de que digo eso demasiadas veces en el blog... ¡pero eso es bueno!) y muy resultona. Esta es la versión de dieta y de andar por casa, pero para cuando se la haga a otra persona, añadiré arroz salvaje, aceitunas negras y queso cheddar! Ñam, ñam, ñam...

¿Qué versión te apetece más?

24 jun. 2012

pollo con especias y jugo de lima

El verano es una época difícil. Como ya dije hace unos días, en verano sólo me apetece tomar recetas ligeritas, y a lo largo del verano mis comidas empiezan a perder gracia. Así que me he puesto a buscar inspiración en Pinterest para superar los meses de calor que se nos echan encima, ¡y sin ganar un gramo!

Que además ya os contaré, he hecho una apuesta con mis hermanos para que cada uno de nosotros deje atrás sus vicios... el mío es claramente picar entre horas. Mi objetivo es ponerme a dieta y perder unos kilitos. ¡Deseadme suerte!

He empezado a mentalizarme con esta receta, que me pareció bastante light. ¿A que tiene buena pinta? Os cuento cómo hacerla, que es muy sencillo:

Ingredientes (para cuatro):
    • 1 kilo de pechugas de pollo (troceadas)
    • 2 limas (el jugo)
    • 1 cucharada de tomillo
    • 1/2 cucharada de pimentón dulce
    • 1 cucharada de ajo en polvo
    • 1 pizca de sal
    • 1 pizca de pimienta
    • 1 chorrito de aceite
    • 1 cucharadita de margarina
 
Paso a paso:

    Mezclar las especias en un bol y machacarlas ligeramente para que liberen más sabor y aroma. Agregar el pollo troceado y remover para que la mezcla de las especias cubra todos los trozos por igual.
    Calentar en una sartén a fuego medio-bajo la margarina y el aceite. Cuando esté listo, echar los trozos de pollo y remover para que se hagan por fuera. Después añadimos el zumo de lima y subir un poquito la temperatura (a fuego medio). Remover de vez en cuando hasta que se cocine del todo.
Especiando el pollo.

Se puede servir con un poquito de arroz blanco o integral, o incluso meterlo en una ensalada completita. De esas que llevan muchas cosas (¡me encantan!). ¡Espero que os guste!

22 jun. 2012

zorza gallega

Desde el día que escribí el post de mi visita a O forniño he querido hacer un plato de zorza. Como ya os comenté en ese post, es una tapa muy típica de Galicia, muy sabrosa y, por lo que dice todo el mundo, muy fácil de hacer.

He utilizado la receta de La cocina de Lechuza, que me pareció muy sencillita (y ya de paso recomiendo que visitéis su blog, ¡sobre todo si os gusta la cocina gallega!). La he adaptado un poquito, pero es casi imperceptible. ¡Animáos!

Ingredientes (para cuatro):
  • 1 kilo de lomo de cerdo (troceado)
  • 2 cucharadas de pimentón dulce
  • 3/4 cucharada de pimentón picante
  • 2 dientes de ajo (picado)
  • 1/2 cucharada de orégano
  • 1 puñadito de sal
  • 1 chorrito de aceite

Paso a paso:
    Mezclar todas las especias, la sal y el ajo en un bol. Si tienes mortero, machaca todo un poco. Así las especias liberarán más sabor y aroma.
    Añade a la mezcla un chorrito de aceite y remueve bien para que quede un adobo homogéneo. Agrega los trozos de carne de cerdo y remueve para que la mezcla los cubra a todos por igual.
    Tapa el bol con papel film y mételo en la nevera durante 24 horas para que la carne coja el sabor del adobo.
    Al día siguiente, calienta un poco de aceite (muy poco, con la cantidad del adobo ya casi es suficiente) en una sartén a fuego medio y echa la carne. Cocínala durante 10 minutos o hasta que esté hecha. Deja que se haga a su ritmo para que la carne quede tierna.
        
¡Listo para esperar en la nevera!
Rico, rico... un par de minutos más y listo.

Bueno, ¿está chupado o qué? Excluyendo las 24 horas de espera mientras se macera la carne, lleva unos 20 minutos en total. No hay excusa, hay que probarla. De sabor está genial, aunque quiza no tan buena como la que probé en O forniño. Eso sí, esta es mucho más saludable. ¡No lleva ni una gota de aceite más de lo necesario!



Me ha gustado la receta, aunque me ha quedado la espinita de que mi zorza no es realmente roja... Me ha hecho sospechar si no será que en los restaurantes tiran un poco del colorante rojo... ¡seguiré investigando!

20 jun. 2012

tortas de patata

¿Habéis oído hablar de Panko? Es un pan rallado japonés que estoy viendo cada vez más en blogs y  restaurantes. Parece más crujiente y tostado, y además tiene un aspecto fantástico, pero no lo he visto aún en tiendas. Pero lo que sí tengo es una bolsita de salvado de avena. Llevaba tiempo pensando en que podría utilizarla para rebozar algo, y cuando he visto esta receta en Internet... me he inspirado ;)

A quien le suene a chino el salvado de avena o sencillamente no le guste, lo puede sustituir por pan rallado de toda la vida, que también está buenísimo.

Ingredientes (para 10 mini-tortas):
    • 4 patatas grandes
    • 3 lonchas de bacon
    • 1 cebolleta
    • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
    • 35 grs de queso mozzarella rallado.
    • 1 puñado de pan rallado (para rebozar).

Paso a paso:
    Precalentamos el horno a 220ºC y preparamos una bandeja con un trozo de papel de hornear galletas.
    Hervimos las patatas en tacos pequeños durante el tiempo suficiente para que se cocinen de más. Tienen que estar en el punto perfecto para que se puedan machacar sin problema. Yo las hice al vapor durante 25 minutos. Dejar que se enfríen para poder utilizarlas en la receta. Si tienes prisa, mételas un ratito en el congelador.
    En un bol, mezclamos la mozzarella, la mostaza, la cebolleta picada y las lonchas de bacon picadas. Removemos y añadimos las patatas. Con la ayuda de un tenedor, machacamos hasta crear una masa grumosa (como en la foto).
    Formamos las tortas con la mano, las rebozamos y las colocamos en la bandeja. Yo las he hecho de este tamaño, pero también se puede hacer de un tamaño más apropiado para comer de un bocado y convertirlo en un aperitivo genial para invitar a amigos a casa.
    Horneamos las tortas durante 12 minutos por cada lado. Dejar que se enfríen unos 5 minutos y pasar a una fuente. Servir con algo de verdurita y alguna salsa.
      

¡En mi casa ha sido todo un éxito! A mis hermanos les ha encantado. La próxima vez que me junte con amigas para hacer una cena de esas en las que cada una lleva un plato, haré estas tortas de patata. Al riojano también le van a encantar, que es muy de estas cosas.

Además, al estar hechas en el horno, son muy ligeritas. Si lo de la comida ligera no te va, siempre puedes sustituir lo de meterlas en el horno por hacerlas en un grill o sartén con un poco de aceite. O incluso al más puro estilo croqueta, pero entonces aconsejo hacer unas tortas más pequeñitas.

Y por último... ¿estoy mejorando con la fotografía culinaria o qué? :P

18 jun. 2012

Crema suave de aguacate y pepino

No soy la misma en verano que en invierno. La temperatura me afecta al cerebro y al ánimo, y lo que me apetece son recetas más sencillas, ligeras y fresquitas. Si me pones algo caliente como una sopa a estas alturas... ¡puede que me ponga enferma en el acto!

Así que hoy he preparado una crema suave, y fría, de aguacate, pepino y yogurt. También la he mandado al concurso de recetas de Vitalinea 0%, ¡que le tengo echado el ojo al 2º premio! Jejeje. Cruzad los dedos por mí...

Es una receta muy sencilla y vistosa. Os cuento los ingredientes.

Ingredientes (para cuatro): 
    • 1 yogurt Vitalínea 0%
    • 100 grs de crème fraîche
    • 1 aguacate
    • 2 pepinos
    • 1 cebolleta pequeña
    • 1/2 pimiento italiano verde
    • Sal y pimienta
    • 1 chorrito de aceite
    • 1 chorrito de vinagre
    • 1 puñadito de tomate picado (para decorar)

Paso a paso:

    Preparar los pepinos, el aguacate, la cebolleta y el pimiento para poder batirlos junto al resto de ingredientes en una batidora de vaso. Batir hasta que la crema quede ligera y sin grumos. Salpimentar al gusto.
    Servir en recibientes individuales y decorar con tomate picado. También puedes decorarlo con huevo duro rayado, jamón serrano picado, maíz dulce... ¡lo que más te apetezca!

Esta que he hecho yo ha quedado un poco espesita. Creo que la próxima vez intentaré hacerla más ligera (quiero que quede como un gazpacho) sustituyendo la crème fraîche por la misma cantidad de leche. ¿Qué os parece? Porque a veces algo que nos tiene todo el sentido acaba siendo un potingue asqueroso... y yo aún no tengo tanta experiencia como para detectar esas meteduras de pata :)

Aún así, está riquísima. ¡Espero que la probéis y os guste mucho!

16 jun. 2012

upside down apple cake

¡Estoy en racha! Después de mi descubrimiento con el buttermilk, me siento como si fuese capaz de hacer cualquier receta del Joy of cooking. No hay que dejarse intimidar por las recetas un poco más elaboradas, si alguien más las ha hecho es porque se pueden hacer. Y gracias a Internet y los libros de cocina...

Así que hoy me he atrevido con una upside down cake. Es una tarta de fruta y bizcocho que se hornea boca abajo, con la fruta en la base, y luego se sirve dándole la vuelta. Hay muchísimas versiones y variedades, aunque la más extendida es la de piña. Yo he adaptado esta receta de Allrecipes.com, que se hace con melocotón, pero he visto que puedes hacer la receta con casi cualquier fruta. Yo la he hecho con manzana, que tenía un par que se estaban quedando pachuchillas.

Ingredientes:
    • 55 grs de mantequilla (para el topping)
    • 110 grs de azúcar moreno (fina)
    • 1/4 cucharadita de nuez moscada
    • 1/4 cucharadita de canela 
    • 2 manzanas maduras
    • 110 grs de mantequilla
    • 150 grs de azúcar blanca
    • 1 huevo
    • 150 grs de harina
    • 2 cucharaditas de levadura
    • 100 ml de leche
    • 1 pizca de sal


Paso a paso: 

    Precalentar el horno a 190ºC y preparar un molde redondo de 8 pulgadas. Yo escogí mi molde desmontable, pero recomiendo uno de una pieza porque se forma caramelo y puede salirse.
    Derretir la mantequilla para el topping y mezlcarla con el azúcar moreno, la nuez moscada y la canela. Verter la mezcla en el molde y colocar encima las manzanas peladas cortadas en gajos, haciendo círculos.
    Mezclar la mantequilla y el azúcar hasta que estén bien ligadas. Despúes, agregar el huevo. En otro bol, mezclar la harina, la levadura y la sal. Después, incorporar la mezcla de la harina con la mezcla de la mantequilla. Debe hacerse por tandas y alternando con la leche. Mezclar bien después de cada incorporación.
    Verter la mezcla en el molde sobre los gajos de manzana. Yo tuve que ayudarme de una espátula para poder repartir bien la masa. Hornear durante 30 - 35 minutos y dejar reposar durante 5 minutos en el molde. Desmoldar y darle la vuelta.


Es una receta un poco pringosa, no lo voy a negar. Con el caramelo que se forma en la parte superior de la tarta se mancha muchísimo al desmoldar. Pero igualmente repetiré para probar con frutas nuevas, seguro que con higos está de vicio. ¡Ñaaaaam!

Eso sí, puede que para la próxima vez lo que haga sea utilizar un molde más pequeño. Me parece que esta tarta se ha quedado muy bajita, como muy extendida... ¿no creéis?

13 jun. 2012

buttermilk

Muchos dicen que en EEUU no tienen gastronomía propia y que lo único que saben hacer es pizzas y hamburguesas, pero no podría estar menos de acuerdo. Vale, es cierto que hay mucha comida basura (¿y en qué país no la hay?), pero un país capaz de generar una cultura en torno a una repostería tan bonita como esta, ¡se merece el reconocimiento de tener gastronomía propia!

Asi que con este post pretendo facilitarme la vida un poco cuando me lanzo a la aventura de hacer unos muffins o un bundt cake. Muchos de los ingredientes que ellos utilizan son comprados listos para utilizar, como el buttermilk o el sour cream, pero que en nuestros supermercados es muuuy difícil de encontrar. Bueno, también puedes encontrarlos en tiendas especializadas en productos importados, aunque a precios un poco más elevados.

El buttermilk se podría traducir al castellano como suero de mantequilla. Es un producto lácteo más ácido que la leche muy utilizado en la repostería americana (y en otras recetas saladas también) que tradicionalmente se obtenía cuando se hacía mantequilla. Ahora se hace de forma más artificial.

Ingredientes:
    • 240 ml de leche.
    • 1 limón pequeño.

Paso a paso:
    Mezclamos la leche con el zumo del limón (más o menos debería rondar 15 ml) y dejamos que repose durante 10 minutos. Es importante que no lo remováis hasta que no haya pasado ese tiempo, ¡paciencia!
    Veréis que queda con este aspecto. Ahora podéis removerla un poco y utilizarla en la receta que queráis. 
No aguantará mucho en la nevera, así que os recomiendo que hagáis exactamente lo que necesitéis.  

NOTA: la leche puede ser entera, desnatada o semidesnatada. Yo la hice con semi, pero creo que quedaría mejor con leche entera. Además, el zumo del limón se puede sustituir por la misma cantidad de vinagre blanco, pero a mi me da más confianza el limón. Ya sabéis, varía menos de una marca a otra ;)


Recetas con buttermilk

11 jun. 2012

donut cake

El cuerpo ya me estaba pidiendo algo dulce. Últimamente me estoy endulzando poco la vida, jejeje, y mi pobre  subconsciente se preocupa y me manda señales para que me haga una tarta. Y claro, si se preocupa tanto por mí... no voy a hacerle el feo de no hacerle caso, ¿no? ¡Hay que estar en armonía con el cuerpo!

Así que me lancé a hacer esta receta. Lo novedoso para mí es que se hace con buttermilk, algo que no había utilizado nunca. Y también que he podido estrenar mi nuevo molde de tarta desmontable. Sí, lo he comprado para las muchas catas de tarta de queso que me esperan.

Este bizcocho ya me ha conquistado y pienso repetir, porque está para morirse. Es una receta americana que he sacado de aquí. He de reconocer que muy a donut no sabe, pero puede ser por la falta del glaseado. Hay otras recetas, como ésta de El Pucherete de Mari, que sí lo incluyen. Lo probaré para la próxima vez.

Ingredientes:
    • 115 grs de mantequilla (a temperatura ambiente)
    • 240 grs de azúcar blanca
    • 240 grs de harina, tamizada
    • 3 huevos grandes (a temperatura ambiente)
    • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
    • 20 grs de maizena
    • 2 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo 
    • 1/4 cucharadita de nuez moscada en polvo
    • 100 ml de buttermilk

Paso a paso:
    Precalentamos el horno a 160ºC y preparamos un horno desmontable de 9 pulgadas (23 centímetros aproximadamente). Yo he utilizado un poquito de aceite de girasol y lo he esparcido con un pincel de silicona.
    Batir la mantequilla con el azúcar durante dos minutos. Añadir después los huevos, uno a uno por separado hasta que se hayan incorporado a la masa. Agregar después la vainilla.
    En otro bol mezclamos la maizena, la harina, la levadura, la sal y la nuez moscada. Cuando esté bien mezclado lo incorporamos a la otra mezcla. Se debe hacer en 3 tandas y alternando con el buttermilk, empezando y terminando con la mezcla de la harina.
    Verter la mezcla en el molde y hornear hasta que esté dorada y hecha en el centro (probar con un palillo). La receta original dice que basta con unos 30 - 35 minutos, pero a mi me quedó lista a los 20, ¡así que estar atentos!
      

    En serio que tenéis que probar este bizcocho. Sale súper esponjoso y ligerito, y deja un olor en la cocina... ¡Hacedlo cuanto antes!

    10 jun. 2012

    coliflor al horno con comino y yogur

    ¡Hoy os traigo una receta exótica! No apta para aquellos que no amen incondicionalmente el comino, que imagino que es bastante gente porque la verdad es que es una especia antipática :P

    Con esta receta me presento al concurso de Vitalinea 0% que están organizando en Canal Cocina. Crucemos los dedos, ¡a ver si me llevo algo!

    A parte de tener una pinta genial, es una receta fantástica para el comienzo del verano. Vale, es una guarnición (o una cena) caliente, pero también se puede servir templada. Y lo más importante, es fácil de hacer y está riquísima.

    Os dejo aquí un par de fotos del proceso:

    Floretes de coliflor. ¿¿A que parecen palomitas??
    Preparando la coliflor para asarla al horno, ñaaaam.
    La salsa: ¡Vitalínea + queso Feta + sal!

    Mmmm, rico rico.
    No sé por qué pero me siento ahora mismo súper profesional, jajaja.
    ¡Espero que os guste!

    Podéis ver la receta (increíblemente fácil) aquí.

    8 jun. 2012

    pastel de trigueros y otras verduras

    Esta receta ya se ha convertido en una de mis súper-recetas. ¿Que por qué? Vale, parece una receta bastante simple (y de hecho lo es) pero es más que eso, ¡porque mi madre me ha pedido la receta!


    Como tooodas las madres, la mía es la mejor cocinera del mundo. Hace platos increíbles como si fuese algo tan sencillo como hacer sándwiches de nocilla. Por eso, cuando viene a visitarnos, dejamos que cocine ella. Yo siempre le cuelo algún plato o dos  para que vea que voy mejorando. Me meto en Internet y busco una receta que sea sana y esté buena, y esta vez me decanté por esto. ¡Y le ha encantado! Qué bien sienta que tu propia madre, la mejor cocinera del mundo, te pregunte que cómo has hecho algo... ^^

    Habréis visto una receta similar en varios sitios, yo al final me he decantado por poner las verduras que me apetecían más (y que tenía más a mano) y echarle un puñadito de ajo en polvo para darle un toque distinto. Así que si os gusta la idea pero lo queréis hacer con guisantes, berenjena, calabaza o lo que sea, ¡adelante!

    Ingredientes (para cuatro):
      • 320 gr de espárragos verdes
      • 1 calabacín mediano
      • 3 zanahorias 
      • 2 ramas de apio
      • 1 cebolla
      • 4 huevos
      • 100 ml de nata
      • Ajo en polvo
      • Sal y pimienta

    Paso a paso:
      Precalentar el horno a 160º C y preparar un molde tipo plumcake.
      Pochar la cebolla en una sartén con un poco de aceite a fuego medio-alto. Espolvorear con sal, pimienta negra recién molida y ajo en polvo nada más echarla en la sartén a.
      Agregar el resto de verduras cortadas en rodajas y cubitos no muy grandes (como más os gusten). Echar otro poquito de aceite y tapar la sartén para que las verduras se hagan con el vapor. Remover de vez en cuando y apartar del fuego cuando estén (más o menos 8 minutos).
      Batir los huevos en un bol y añadir la nata y otro poco de sal, pimienta y ajo en polvo. Añadir las verduras y verter en el molde.
      Hornear durante 30 minutos. Se puede servir caliente, templado o frío, aunque yo creo que mejor templado y con un poquito de mayonesa o tomate frito (¡ketchup nooo!).

    ¡Que aproveche!

    Qué amarillenta me ha quedado esta foto... ¡Tengo que intentar cocinar cuando todavía luce el sol!

    7 jun. 2012

    en la variedad está el gusto

    Este fin de semana fui a Pontevedra y entre otras muchas cosas acompañé al riojano a hacer la compra. A mi me encanta ir a hacer la compra y fui de buena gana, pero yo pensaba que iba a un súper normal y corriente, como los que hay cerca de mi casa en Madrid. 

    ¡Pues no! Hombre, no es como ir al mercado o a una plaza de abastos, pero qué bonito es encontrarse ciertos productos en un súper.


    ¡Así da gusto!


    4 jun. 2012

    ¡Cordero en Guadalajara!

    Hace dos sábados fui a Guadalajara con tres amigas. El plan salió de la nada en una conversación de Whatsapp el día anterior, una de nosotras (Pili) quería hacer algo distinto y salir de Madrid. ¡Algo de aire puro! Así que decidimos coger el coche y conducir hasta Guadalajara.

    La idea era empezar desde Fontanar la Ruta de la campiña, pero no salió muy bien. Gracias a una chica de la oficina de turismo de Cogolludo pudimos arreglar el problema de habernos planificado mal (eso fue culpa mía, que me empeñé en la Ruta de la Campiña... aún dudo de si existe). Nos mandó a Villaverde de los Arroyos, donde hay una catarata muy bonita a 3 kilómetros del pueblo, andando por el monte.


    ¿A que es precioso?


    Y, como no podía ser de otra forma... ¡comimos súper bien! Qué bien se come en los pueblos de España, madre mía. Fuimos a un mesón llamado Despeñalagua (igual que la cascada) y comimos gazpacho, un guisito de cordero con miel y una porción tarta de chocolate y mascarpone para compartir (¡el dulce no puede faltar!). Todo muy rico y más o menos por lo que te dejas en un VIPs.


    Salir de vez en cuando de la ciudad sienta de vicio, así que si os apetece... ¡ya tenéis un posible plan!
    Y qué bien dormimos ese día las cuatro ;)

    ¡EXTRA!
    Aunque el sábado que pasamos en Guadalajara aún no hacía calor, es posible que ahora la imagen de este guiso de cordero le haya revuelto las tripas a alguno. Aunque no al 100%, ¡el amor al cordero es algo que no entiende de estaciones!

    Así que aquí os dejo una receta interesante, pero yo no la pienso hacer porque pensar en este tipo de platos ahora me espesa la sangre y me licua el cerebro, jejeje:
    Estofado de cordero a la miel

    ¡Que aproveche!