30 ene. 2014

arroz frito de verduras

Ya está, jamás volveré a pagar por un plato de delicioso arroz frito. Resulta que este clásico de los restaurantes asiáticos es de lo más sencillo que te puedes echar a la cara, aunque ya debería haberlo imaginado, jeje.



En serio, ha sido un gran descubrimiento. No es que sea un plato prohibitivo precisamente, pero llega un momento en la vida de una persona en la que tiene que madurar y dejar de llamar al chino... ¡es un hito en la vida como casarse o tener hijos! Y claro, este tipo de manjares de la juventud se echan de menos.

28 ene. 2014

mermelada de mandarina al cava [Alfabeto Dulce]

¿Sabéis qué pasa si te empeñas en tomar más fruta y no eres consecuente? Pues que te sale la fruta por las orejas. Pero si tienes suerte y participas (aunque publiques con retraso) en el Reto alfabeto dulce, todo acaba encajando felizmente, jeje.

Es un reto muy divertido. Cada mes se sortea un participante y una letra. El particpante escogido tiene que proponer un ingrediente que empiece con la letra que haya salido y los demás participantes tienen que elaborar una receta dulce con ese ingrediente. Así que aquí estoy con mi participación de enero: ¡una receta dulce con CAVA!

26 ene. 2014

albóndigas de atún al comino [Asaltablogs]

Con esta receta participo en el Asaltablogs de enero, en recuerdo de Carolina Mendez (Bocadillo suculento). Carolina falleció en noviembre y sus compañeros blogueros de Asaltablogs se han organizado para rendirle este pequeño homenaje que estoy segura de que le hubiera encantado.


Si no hubiera sido por Asaltablogs no creo que hubiera conocido su blog, y tampoco habría llegado a conocer esta receta de albóndigas de atún tan práctica y sencilla. ¡Por no hablar de sabores! Carolina, eres una crack (nos han durado 20 minutos). Te agradezco que la compartieras. Le he echo un par de retoques, pero entre cocineras nos entendemos y sabes que a veces nos es imposible ceñirnos a la receta, por genial que esta sea ;)

22 ene. 2014

pastel de patata, puerro y queso de oveja

Lo reconozco, soy adicta a cocinar en el horno. Qué pasa, ¿que aún no os habíais dado cuenta? No se puede negar que es la pera que platos taaan ricos se puedan elaborar con taaan poco esfuerzo. Como este pastel de patata, que está de lujo y lo podría hacer un chimpancé con los ojos cerrados. Y menos mal, porque últimamente ando con tantísimo trabajo en la oficina que no me da tiempo a hacer nada...


La primera vez que hice este pastel buscaba copiar una quiche de patata que había probado en un restaurante de Madrid. ¡Me había encantado y debía conseguir la receta! Se quedó en un intento, porque lo que salió del horno me gustó aún más (está mal que lo diga yo, pero es verdad...). La comparto con vosotros porque me caéis bien, jeje.

18 ene. 2014

falafels de lentejas con salsa de tomates secos

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de enero nos invita a preparar un clásico de la cocina árabe: FALAFEL. Qué rico, ¿no? Es la primera vez que me apunto a un reto de la blogosfera cocinera, y me ha gustado mucho. Es una buena forma de hacer una receta que de otra forma no harías, y está genial ver qué han hecho los demás :)



¡Aquí tenéis mi propuesta! Unos falafels pero de lentejas en lugar de garbanzos, acompañados de una salsa de tomates secos riquísima.

16 ene. 2014

salsa de tomates secos

Hoy tengo el día vago, así que os traigo esta deliciosa y facilísima salsa. Lo único que podría resultaros complicado es encontrar tomates secos, pero tampoco es para tanto. Yo he utilizado los que me sobraron de la receta anterior (Brie al horno con tomates secos), son los encontré en Carrefour.



Para esta receta también podéis utilizar tomates secos de los que venden en frutería. Es decir, nada de conservados en aceite. Eso sí, tendréis que ponerlos a remojo en agua tibia media hora antes de utilizarlos.

13 ene. 2014

brie al horno con tomates secos

El truco que estoy siguiendo ahora para adelgazar es no concentrarme demasiado en hacer dieta. ¡De vez en cuando hay que darse un capricho! La verdura es uno de mis alimentos favoritos de todos los tiempos, pero una tiene que evadirse de tanto en tanto.
  

Lo mismo me pasa con este brie asado al horno... ¡qué sabor más espectacular el del queso fundido con los tomates, el ajo y el tomillo! Por supuesto que no me lo haría todos los días, pero de vez en cuando hay que hacer sonreír a la panza, que si no la vida no merece tanto la pena.
    
Ingredientes (para picotear 2):
    • 1 cuña de queso Brie* (aproximadamente 200-250 grs).
    • 70 grs de tomates secos en aceite de oliva.
    • 1 diente de ajo.
    • 1/4 cucharadita de tomillo seco.
    • 1 pizca de pimienta al gusto.

Elaboración:

1. Precalentamos el horno a 160ºC. 
2. Retiramos la corteza del queso Brie y lo cortamos en cubitos. Troceamos los tomates secos y picamos el ajo. Mezclamos con los demás ingredientes en un bol.
3. Colocamos en un recipiente pequeño para horno. El tamaño del recipiente debe ser el adecuado para que la mezcla llegue al borde, ya que tras el horneado disminuirá de tamaño.
4. Hornear durante 30 minutos, hasta que el queso se haya fundido y comience a burbujear (ñaaaam).

* Selección del queso: ya que el Brie va a aportar gran parte del sabor, lo más recomendable es que no compréis el más barato que encontréis. Podéis toparos con alguno de sabor extraño... Pero tampoco vayáis a comprar el más caro porque sería una pena utilizarlo para fundirlo. En el término medio está la virtud ;)




Ya sabéis qué podéis hacer de aperitivo para la próxima vez que tengáis visita en casa. No hay excusas posibles, a vuestros invitados les encantará... ¡y prácticamente se hace sola!

10 ene. 2014

frittata perfecta de pavo, champiñones y espárragos

Después de sudar la gota gorda con los caparrones riojanos... vuelvo a mi cocina sencilla! Una frittata, que tanto me gustan, para prepararnos una comida ligerita. En realidad es una receta típica de desayuno o brunch, pero aún andamos con el estómago post-vacacional y se me ha antojado...


Es un plato fantástico, intentad utilizar perejil fresco porque sin duda notaréis la diferencia.

Ingredientes (4 raciones):
    • 100 grs de champiñones laminados.
    • espárragos verdes.
    • 4 lonchas de pavo.
    • 140 grs de mezcla de queso rayado para gratinar.
    • huevos medianos.
    • 110 mls de leche entera.
    • 1/2 cucharadas de mantequilla.
    • 1 cucharada de perejil fresco picado.
    • 1 chalota picada.
    • Sal y pimienta.
  
Elaboración:
1. Precalentamos el horno a 190ºC.
2. Derretimos la mantequilla en una sartén (antiadherente y válida para horno) a fuego medio. Añadimos la cebolla, los champiñones y los espárragos y salteamos hasta que comiencen a enternecerse, aproximadamente 5 minutos.
3. En un bol batimos los huevos, la leche, el perejil, el pavo (cortado en tiritas) y el queso. Mezclamos bien y salpimentamos.
4. Vertemos el contenido del bol en la sartén con las verduras y seguimos cocinando a fuego medio hasta que la frittata empiece a cuajar, aproximadamente 10 minutos.
5. Metemos la sartén en el horno y cocinamos durante unos 20-25 minutos más, o hasta que la frittata esté completamente cocinada y adquiera un color dorado. Dejamos que repose 5 minutos y decoramos con un poco de perejil extra.


¡Aquí lo tenéis, un desayuno venido a más y recolocado en la categoría de comida! Os va a encantar, sobre todo cuando pesquéis una punta de espárrago triguero con el tenedor... y si encima os va el sabor de los champiñones, tan rústico... a mí es que me da la vida comer estas cosas  :)

Que aprovecheeee.

7 ene. 2014

caparrones con sus sacramentos

Me casé con un riojano y antes o después tenía que pasar... ¡llegó el momento de hacer caparrones! Para quien no haya oído hablar nunca de ello, os explico: es un plato de cuchara tradicional de La Rioja (yo lo llamo fabada riojana) que se hace con la alubia roja de allí y con sus sacramentos: costilla, chorizo, morcilla, etc...

Su elaboración no es complicada, pero si bastante lenta. Si no tenéis paciencia, os aconsejo que la ejercitéis al menos por esta vez, porque el resultado merece la pena. ¡Cucharadas y cucharadas de alubias sabrosísimas con sus sacramentos!

Ingredientes (10 - 12 raciones):
    • 1,200 kgs de caparrones (si pueden ser de Anguiano, mejor).
    • 400 grs de costilla adobada.
    • 200 grs de morcilla de arroz.
    • 200 grs de panceta o tocino entreverado.
    • 400 grs de chorizo.
    • 3 hojas de laurel.
    • 6 dientes de ajo (para el paso 3).
    • 4 dientes de ajo (para el paso 6).
    • 1 cebolla.
    • 1 pimiento choricero grande.
    • Aceite y vinagre de vino.
    • 2 cucharadas de pimentón.
    • Sal.
  
Elaboración:
1. Ponemos los caparrones a remojo en abundante agua durante 12 horas
2. Colamos los caparrones y los ponemos en una olla grande con agua fría a fuego medio-alto hasta que rompa a hervir. Cuando esté hirviendo, los volvemos a colar y volvemos a poner a hervir en agua fría nueva. Repetimos la operación una última vez (en total se debe llevar a ebullición 3 veces).
3. La tercera vez que el agua hierve, echamos las hojas de laurel, los dientes de ajo, la cebolla en seis trozos, el pimiento choricero y sal al gusto. Bajamos el fuego al mínimo y lo dejamos así durante 1 hora, la olla tapada y removiendo de vez en cuando con una cuchara de palo.
4. En una segunda olla ponemos a hervir la costilla, la morcilla, la panceta y los chorizos a fuego medio-alto para que desengrasen antes de incluirlos a los caparrones. Los sacamos al cabo de 20-30 minutos (cuando estén listos) y troceamos todo.
5. Finalizada la hora que se deben cocinar los caparrones, añadimos los sacramentos (la costilla, morcilla, panceta y chorizos) a la olla de los caparrones. Añadimos un poco más de agua si hubiese espesado demasiado* y cocinamos otras 2 horas a fuego lento, removiendo de vez en cuando con una cuchara de palo.
6. En una sartén sofreimos 4 dientes de ajo en abundante aceite. Cuando estén dorados, apartamos la sartén del fuego y añadimos 2 cucharadas de pimentón primero y después un chorrito de vinagre de vino. Cuando queden 15 minutos para finalizar el paso 5, añadimos este sofrito a la olla de los caparrones, removemos y volvemos a tapar.
7. Probamos los caparrones: si están duros, deberemos cocinarlos un poco más a fuego lento hasta que se hagan por completo. Si es necesario, echamos más agua a la olla (si no, podrían quemarse o pegarse a la olla). Si están bien, corregimos de sal y de espesor**. 

* Cantidad de agua: tened en cuenta que en la olla siempre va a estar más liquido que cuando se sirve, porque en el plato se enfría un poco y espesa. Tenedlo en cuenta a lo largo de la receta para que os queden más espesos o más líquidos según cómo os gusten.

** Truquillo: el riojanito me dijo que en los restaurantes quedan muy ricos y con la salsa espesa porque los hacen triturando los caparrones del día anterior y añadiéndolos a la olla. Yo en el paso 7 cogí más o menos 2 tazas de caparrones, líquido de la olla y algunos trozos de cebolla, los trituré y los volví a meter en la olla antes de corregir de sal. ¡Riquísimo!

¿Qué os ha parecido? Para mí, esta receta no tiene precio. El riojanito me dijo que me habían quedado bastante bien y que me quedaba ya poco margen de mejora... ¡qué pelota es! 

Espero que os animéis, yo los preparé el día antes de Reyes y se lo zamparon todo todo y todo en seguida. 
Ah, y ahora sí que sí... a dieta... ;) 

3 ene. 2014

sopa de verduras... y feliz 2014!

Ay madreeee... qué duro es reponerse de las vacaciones navideñas. Semana Santa y verano no me resultan tan demoledoras en lo que a comidas se refiere. Ahora tocan un par de días de comidas más ligeritas, y nada mejor que una cucharada de sopa calentita y humeante para volver a ser la misma de siempre.




      
Ingredientes (2 raciones):
    • 2 vasos de hojas frescas de espinaca.
    • 2 zanahorias (100 grs aprox).
    • 2 ramas de apio.
    • 1/2 vaso de guisantes congelados.
    • 1 chalota.
    • 1 pimiento italiano pequeño (30 grs aprox).
    • 2 dientes de ajo.
    • 400 ml de agua.
    • 200 ml de Caldo de Navidad Aneto (o caldo vegetal).
    • Sal y pimienta.
    • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  
Elaboración:
1. Calentamos en una olla un fondo de aceite a fuego medio-alto y pochamos el ajo y la chalota picados durante 5 minutos o hasta que estén doraditos.   
2. Añadimos a la olla el apio, la zanahoria y el pimiento italiano, todo previamente picado, y salteamos durante 10 minutos aproximadamente, hasta que se hayan ablandado. 
3. Añadimos el agua y el caldo de Navidad y dejamos que rompa a hervir. Cuando lo haga, añadimos los guisantes, la sal y la pimienta. Cubrimos la olla y bajamos la temperatura a fuego bajo, y lo dejamos así durante 50 minutos
4. Finalizado el tiempo echamos las espinacas frescas, previamente cortadas en juliana, a la olla y dejamos unos 5 minutos.
5. Dejamos que enfríe unos minutos y servimos la sopa aún humeante.
 
Ojalá pudiéseis oler esta sopa, ¡huele de lujo! También podéis sustituir el Caldo de Navidad Aneto por un caldo de verduras bajo en sal para conseguir una sopa más desengrasante. Saldrá también muy bueno.



¡Bueno! Espero que hayáis empezado el año con buen pie y que os hayáis marcado unos buenos propósitos. Aquí van mis propósitos para el 2014...
1. Aprender a conducir. 
2. Conocer París. 
3. No pasar ni un mes sin postear en Mesa para cuatro. 
4. Aprender más recetas de mi madre. 
5. Repetir todas las recetas que me han salido mal durante el 2013.
¡Feliz añoooooooo!