11 feb. 2014

cazuela de gambas borrachas

La receta de hoy ha sido fruto de un laborioso debate interno a causa de unas gambas congeladas que llevaban en la nevera desde hace un mes. He buscado inspiración por toda la red hasta dar con una especie de curry de gambas con leche de coco que logró poner en marcha los jugos creativos de mi mollera, que llevan unos días un poco congelados, igual que las gambas.


Y bien, he de decir que la receta ha salido genial. Unos sabores geniales y fáciles de conseguir. Además no emborracha, a pesar de cómo la he bautizado, jeje. Me he quedado con las ganas de probarlas acompañadas de quinoa, que es mi nueva obsesión gastronómica. Si consigo materializar mis ideas (¡últimamente estoy gafada!), tendréis próximamente un par de recetones a base de quinoa que tienen pinta de estar de vicio. ¡Espero que os guste!
     
Ingredientes (2 raciones):
    • 500 grs de gambas congeladas.
    • 300 grs de tomates cherry.
    • 100 ml de cerveza.
    • 3 cucharadas de nata líquida.
    • 2 cucharadas de tomate frito.
    • 3 dientes de ajo.
    • cebolleta.
    • 2 cucharadas de mantequilla ligera.
    • 1/2 cucharada de mejorana.
    • 1/2 cucharada de comino.
    • Sal y pimienta negra.

Elaboración:
1. Calentamos el aceite y la mantequilla en una sartén a fuego medio y salteamos en ella la cebolleta y los ajos picados.
2. Agregamos a la sartén el tomate frito, la cerveza, la mejorana, el comino, la sal y la pimienta. Removemos con una cuchara de madera a fuego medio para ligar bien todos los ingredientes hasta que comiencen a burbujear. 
3. Añadimos las gambas y los tomates cherry cortados a la mitad, y cocinamos a fuego medio-bajo hasta que las gambas se pongan rosas (aproximadamente 15 minutos).
4. Vertemos la nata líquida a la sartén y dejamos cocinar unos últimos minutos sin dejar que rompa a hervir. Servir caliente y sobre arroz o pasta.

¿Qué os ha parecido esta cazuelita? Espero que el aspecto delicioso de estas gambitas borrachas os hayan abierto el apetito y decidáis probar a hacerlas, porque merece la pena. Perfecta para hacérselas a vuestros novios, hermanos, maridos o padres amantes de la cerveza, jeje.


Ah, un último chisme... ¡tengo cuenta en Instagram! Podéis echale un vistazo en la barra lateral derecha del blog y decidir si me añadís o no, jeje...

8 comentarios :

  1. A pesar de tus gambas olvidadas en el congelador,te ha salido una receta estupenda,muy resultona y sabrosa.Felicidades por escurrir tanto la iniciativa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Seguro que deliciosas, apetecibles al máximo!!! Qué bellas fotos, tan cálidas...

    ResponderEliminar
  3. Tienen muy buena pinta abra que hacerlas besitos

    ResponderEliminar
  4. Pues sí que tienen que estar ricas, parece un plato tailandés, jejeje. Me gusta mucho la idea.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Hola María, he descubierto tu blog y me gusta mucho!
    Vaya delicia de cazuela, me encanta la idea!
    Un besito grande guapa y me quedo a seguirte, no quiero perderme nada

    ResponderEliminar
  6. pues no puede tener mejor pinta!!!
    No te pierdas los palillos de corazón que tengo publicados en mi blog, te van a encantar!

    ResponderEliminar
  7. Pues para ser unas pobres olvidadas te han dado un resultado estupendo!! Me encanta todo el plato, y seguro que debe estar buenísimo!
    besos

    ResponderEliminar
  8. Borrachas ???? Ciega me ponía yo si las pillara yo por delante. .....

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí! Vuestros mensajes son lo que alimentan este blog, así que comentad lo que queráis: dudas, opiniones, piropos... ;)

¡Un besote y gracias por la visita!