25 ago. 2014

arroz de guisantes y alcachofas

El arroz es un verdadero tesoro comestible. Da igual la estación, que siempre hay una receta genial para que podamos tomarlo durante todo el año. En otoño un risotto de boletus y trigueros, en verano una paella de mariscos... ¡siempre apetece! ¿O me pasa sólo a mi...?



Hoy traigo mi versión de una receta de Velocidad Cuchara (receta original aquí). En realidad la he adaptado poco porque Rosa es una crack, pero es bastante común que me salte un poco una receta... mmm. Tendré que mirármelo, jeje.

Ha quedado un arroz de lo más sabroso, de verdad. A mí y al riojano nos ha encantado, y eso que minutos antes de servirlo me ha confesado que no le gustan las alcachofas. No tenía ni idea, ¡estaba convencida de que le encantaban! De hecho sólo por eso las tenía en la despensa, porque a mí tampoco me encantan... Supongo que mi padre tenía razón con aquello de que no se conoce realmente a nadie cuando te casas con él, jajaja.
  Arroz de guisantes y alcachofas
    2 - 3 raciones. Plato único.

Ingredientes:

  • 220 grs de arroz redondo.
  • 130 grs de guisantes congelados.
  • 165 grs de alcachofas de bote.
  • 650 ml de caldo de verdura.
  • cebolla dulce mediana.
  • 1 diente de ajo.
  • 25 grs de aceite de oliva.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1 pizca de pimienta.

Elaboración:

  • Colocamos en el vaso la cebolla en cuartos, el ajo y el aceite. Troceamos 5 segundos a Velocidad 5. Después programamos 4:30 minutos a temperatura Varoma, velocidad 1 para sofreír, sin cubilete.
  • Añadimos los guisantes y programamos otros 4:30 minutos a temperatura Varoma, velocidad 1 sin cubilete. 
  • Agregamos el caldo de verduras, la sal, la pimienta y el arroz. Removemos todo bien y programamos 15 minutos a 100ºC, giro a la izquierda y velocidad cuchara.
  • Incorporamos las alcachofas y removemos para que se mezcle todo bien. Cocinamos 3 minutos más a 100ºC, giro a la izquierda y velocidad cuchara.
  • Servimos en una fuente poco honda y espolvoreamos con perejil fresco o seco (opcional).

Sea como sea, creo que el arroz en verano es un auténtico lujo. ¡Quién pudiera estar ahora en un chiringuito de playa tomándose una buena ración de paellita rica...! Yo desgraciadamente estoy pasando uno de los peores veranos de mi vida.

No quiero echarle la culpa a mi pobre hija, pero la recta final del embarazo me está limitando bastante. Los dolores de espalda, de costillas, la dichosa glucosa y el no poder estar libremente al sol (ni tumbarme de espaldas) están siendo verdaderos puntos negativos... ¡El próximo lo calculo para marzo!



Bueno, penurias aparte... espero que los demás lo estéis pasando bomba. Eso sí, no quiero ver fotos de personas felices ni de lugares paradisiacos, ¡que me muero de la envidia!

2 comentarios :

  1. Un arroz sencillito pero no poreso muy rico, animate que eso pasa y todo vuelve a la normalidad besitos

    ResponderEliminar
  2. Desde ahora sigo tu blog y te visitare cada vez que pueda, Pero ahora me llevo tu plato....... A no te preocupes por el plato mañana te lo devuelvo limpio.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí! Vuestros mensajes son lo que alimentan este blog, así que comentad lo que queráis: dudas, opiniones, piropos... ;)

¡Un besote y gracias por la visita!